Anuncios
Últimas entradas

Reseña: Jamaica

Malcom Braff, Bruno Cathala y Sébastien Pauchon, 2007 - GameWorks SàRL

Desde la caja a las ilustraciones de las cartas, Jamaica es un juego, si no otra cosa, precioso de ver.

La vida pirata es la vida mejor, o eso dicen. Y, aunque cuando uno se pone a leer un poco sobre el tema todo el halo romántico desaparece enterrado bajo miserias, escorbuto y rapiña, ¿quién no ha sentido nunca unas ganas de no sé qué cuando se encuentra con eso de bajel pirata llamado / por su bravura "el Temido" / en todo el mar conocido / del uno al otro confínJamaica juega con esta versión Disney de la figura del pirata y la utiliza como excusa para un juego de carreras familiar que, en un principio, admite de 2 a 6 jugadores, pero que brilla con 4 o más.

En Jamaica cada jugador asume el papel de un capitán de navío pirata que compite en una carrera alrededor de la isla, aprovechando la ocasión para saquear la mayor cantidad de oro y tesoro posible porque, al fin y al cabo, somos piratas y no pilotos de Fórmula 1. También tenemos que tener en cuenta que es una carrera que va a durar varios días y, por lo tanto, tendremos que mantenernos aprovisionados y, por último, está el detalle de que si nuestros barcos tienen cien cañones por banda, habrá que usarlos, ¿no?

El desarrollo de Jamaica es muy sencillo: cada turno, el jugador inicial tira dos dados y decide en qué orden los coloca: uno será el dado de la acción de día y el otro la de la de noche. Luego todos los jugadores escogen de su mano una carta que indica qué acciones va a realizar. Cuando ya están las acciones elegidas, se resuelven en sentido horario a partir del jugador inicial. Cuando todo el mundo ha llevado a cabo sus acciones, se roba una carta más, se pasa el marcador de jugador inicial a la izquierda y empieza un nuevo turno. El juego termina en el turno en que un jugador llega a la línea de meta: entonces, se otorgan puntos según la posición del barco y el tesoro que lleve encima, y el que sume más será el vencedor.

Nadie puede negar que se trata de un juego en el que el azar desempeña un papel muy importante, ya que si tiene lugar una tirada especialmente buena en el momento en que alguien tiene en la mano la carta adecuada, la ventaja que puede obtener es importante, pero eso no quiere decir que se juegue a lo loco ni que no haya espacio para la planificación y la toma de decisiones: puedes intentar alternar turnos de aprovisionamiento para cargar tu barco con pólvora, comida y oro con otros de carrera a lo loco, guardar las cartas más potentes para turnos clave o usarlas cuanto antes para obtener una ventaja inicial y vivir de las rentas, dedicarte a la piratería más pura y abordar los barcos de los demás jugadores para arrebatarles su tesoro o dejarlos sin comida para su próximo movimiento… Todo ello, eso sí, dependiendo de las cartas que uno tenga en la mano y los resultados de los dados, y sí es cierto que un par de malas tiradas seguidas te pueden dejar muy mal pero, por otro lado, si querías una vida segura y planificable, tal vez no deberías haberte metido a pirata.

No mires ahora, pero creo que nos están siguiendo…

Jamaica es un gran juego familiar que puedes sacar a la mesa en la mayor parte de situaciones sin provocar miradas raras: los objetivos son claros (avanzar más que los oponentes y conseguir más dinero y tesoros), y las decisiones no son abrumadoras (decidir cuál de las tres cartas de la mano se va a usar en cada turno, y el orden de los dados cuando te toca ser jugador inicial), así que no te vas a encontrar esas quejas de vaya juegos complicados que traes tan comunes cuando intentas sacar un Puerto Rico o un Tzolk’in; tiene el azar suficiente como para que todo el mundo, por muy novato que se sea, tenga una oportunidad de ganar si los dados y las cartas ayudan, pero no tanto como para sentir que las decisiones tomadas no afectan al resultado de la partida. Por otro lado, si lo que buscas es un reto intelectual y una competición de alto nivel estratégico, está claro que te va a decepcionar, ya que el plan más perfecto puede quedar arruinado por una mala tirada de dado o no tener las cartas adecuadas en la mano, pero no todo va a ser devanarse los sesos y, a veces, lo que apetece es sencillamente pasar media horilla divertida gritando Arrrr y quejándonos de nuestra mala suerte a la hora de apuntar los cañones.

Lo mejor: simple, directo y con una dosis muy sana de interacción entre jugadores.

Lo peor: si la Dama Fortuna no quiere que ganes, no vas a ganar te pongas como te pongas.

 

 

Anuncios

9 Comentarios en Reseña: Jamaica

  1. A mi me parece un precioso tiradados, sin que esto sea peyorativo. Una oca pirata con algunas decisiones más que tomar, y accesible desde todos los aspectos.

    Me gusta

  2. es con mucho, el juego más miserable que he presenciado como mínimo en el último año. Es malo, es caro, preciosistamente absurdo (una carta de tamaño desorbitado con un dibujo que no indica nada de lo que hace y de la que solo se tienen en cuenta 2 símbolos colocados en las esquinas) y que definiéndolo como “un gran juego” solo puede llevar a engaños, malestar y desprecio por los juegos de mesa. No se lo recomendaría a nadie.

    Me gusta

  3. Grande el concepto de vilvoh: Oca Pirata! Queremos chop con una oca con parche y garfio ya! 😛

    Gran reseña como siempre Betote. Este juego lo tengo ahí en el punto de mira, pero nunca se pone suficientemente a tiro.

    Me gusta

  4. “Oca Pirata” es un buen descriptor, desde luego 😀

    Para mí, lo mejor es la doble puntuación posición + tesoro, y la posibilidad de robar cargamento a otros barcos. No es un Merchants & Marauders, pero tampoco pretende serlo.

    Me gusta

  5. Como me gusta este juego! Y que recuerdos! mi primer vídeo!!!

    Me gusta

  6. @Ángel: se me perdió tu comentario, perdona.
    ¿”Preciosistamente absurdo”? ¿Desde cuándo el hecho de que un juego sea bonito es una deficiencia? Si las ilustraciones o el diseño gráfico sacrificaran jugabilidad, podría ser el caso, pero no he tenido ningún problema a la hora de explicarlo ni he visto a nadie a quien le costara entenderlo por las ilustraciones, más teniendo en cuenta que están relacionadas con la acción y que esa acción está, como dices, bien expresada en el icono.
    En cuanto a que el juego sea malo y no se lo recomedarías a nadie, bueno, aquí ves unos cuantos ejemplos de lo contrario 😉 Está claro que no eres el público para ese estilo de juego, pero el hecho de que se explique en cinco minutos y que no sea ni mucho menos un prodigio de la profundidad estratégica no hace que el juego sea malo, del mismo modo que aunque un euro “duro” eche para atrás a una mayoría de los que no están interesados en dedicar su tiempo de ocio a hacer cálculos y maximizar beneficios, ese hecho no lo hace necesariamente “malo”: simplemente necesita dar con el público adecuado.
    Cuando quieras echamos una 😉

    Me gusta

  7. Uhhh ya estaba gritando a los cuatro vientos acerca de la censura de tu blog. Buena rectificación.

    Me gustan los juegos bonitos (si algo es bueno y es bonito, mejor), siempre que no sea su único aporte. Y es exactamente eso lo que pienso al ver este juego, que de un juego simplón cuya mecánica podría representarse en una caja estilo Guerra Fría, se llevan las florituras al máximo para que su precio también se eleve. Es un ladrillo de joyería y para que no pienses que todas mis iras las vierto sobre él, tengo más ejemplos (véase Francis Drake).

    Me gusta

  8. Hombre de poca fé 😉 Si algo le viene bien a este blog, son comentarios divergentes. Si todo el mundo pensara lo mismo, esto sería un rollo.

    Es un juego simple, eso está claro. Pero es que muchas veces eso es justo lo que buscamos, y si apetece tirar dados, escoger cartas y ya, empezar a apilar reglas y mecanismos secundarios lo único que hace es estorbar.

    Lo que sigue asombrándome es que te parezca algo malo que el juego tenga componentes de calidad y sea bonito. En mi opinión, esos factores son parte importante de la experiencia de juego, y si el juego fuera espartano en componentes y viniera en caja pequeña, muy probablemente no lo recomendaría, o al menos no por encima de otros. Por ponerte un ejemplo cercano, hace bien poco que tengo la edición de aniversario de Aventureros al Tren, y te puedo asegurar que, si bien está claro que el tablero gigante y las fichas con esculturas diferentes no aportan nada en cuanto a reglas, se disfruta mucho más que el original, del mismo modo que un plato de alta cocina, si está mal emplatado, no luce tanto como una hamburguesa cuya presentación se ha cuidado.

    Me gusta

  9. Hay que tener en cuenta que Jamaica no deja de ser un juego de carreras, no se le puede andar comparando con otro tipo de juegos, y en esa categoria me parece una maravilla. Sencillo y rapido de jugar, tienes azar pero tambien tiene su parte estrategica, no puedes avanzar si no tienes recursos, y para conseguir recursos hay que jugar cartas de las de quedarte quieto. Y la parte de combate y saqueos entre barcos le da algo de salseo e interaccion entre jugadores. COmo casi todo lo de Bruno Cathala, sencillo de jugar, realmente precioso en mesa y divertido sobretodo en grupos grandes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: