Anuncios
Últimas entradas

Reseña: Krosmaster: Arena

Nicolas Degouy y Édouard Guiton, 2012 – Ankama

Uno de mis jueg0s favoritos para mi Nintendo DS (sí, ya, vivo en el pasado) es Final Fantasy Tactics, en el que tienes un grupito de personajes, cada uno con unas habilidades concretas, y te partes la cara contra otros grupos en distintos mapas. Es un género por el que siento debilidad y, cada vez que veo algo parecido, ya sea en juegos de miniaturas como Mordheim o Necromunda o en coleccionables como Heroclix, tengo que echarle un ojo. Lo cual explica que empezara a dar saltitos de alegría cuando vi la caja de Krosmaster: Arena en español en mi tienda habitual. Compré el juego y un par de blind box por tener algo más de variedad, me leí las reglas en el metro de vuelta y esa misma tarde estaba jugándolo en una convención local (las jornadas Ludo Ergo Sum, concretamente). El juego, me contaron, fue todo un éxito en esas jornadas y, la verdad, no me sorprende: cada vez que enseñaba las reglas a alguien para echarnos una partidilla de prueba, esa persona o paseantes que se paraban a ver los muñequitos acababan comrpándoselo a su vez. Y es que, ¿quién puede resistirse a un juego con figuritas monísimas que se aniquilan entre sí?

Míralos, tan monos ellos y tan dispuestos a abrirse la cabeza a golpes.

El factor principal del éxito de Krosmaster: Arena no se puede negar que es el visual: el juego tiene una pinta espectacular con esas figuras estilo chibi ya pintadas sobre el tablero tan colorido y lleno de escenografía en tres dimensiones con sus árboles, sus arbustos y sus cajas de cartón. Todo ello da una estética muy de videojuego y, como descubrí algo más tarde (recordemos: vivo en el pasado) con razón, ya que este juego se trata de un calco de un juego online al que puedes jugar aquí. Pero ya hemos visto muchos casos, demasiados, de juegos que se basan únicamente en tener miniaturas chulas y luego ya se pensará si se le ponen reglas para disimular; tantos que últimamente está llegando a ocurrir lo contrario: cuando uno ve que un juego tiene figuras de buena calidad, suele andar con mucho cuidadito por si luego resulta que no hay nada más detrás de ellas. Por suerte, éste no es el caso. Los señores de Ankama nos han traído un juego tan sencillo como sólido: ventajas de haber tenido una versión online cuyo público no suele perdonar los juegos con huecos o errores importantes.

El objetivo en una partida de Krosmaster: Arena es dejar al oponente sin “galones de gloria”. Esto se puede conseguir de dos maneras distintas: eliminando figuritas contrarias (cada una tiene un valor en galones que depende de su fuerza y efectividad en el tablero) o comprándolos con las monedas o kama que puedes recoger por el tablero, y que también puedes utilizar para comprar diferentes mejoras para tu equipo.

Lucha a muerte en la pradera de los arbolitos.

Lo primero que vas a hacer es decidir qué equipo mandar a la arena: ¿vas a tener un montón de gente que combata a distancia y acose al oponente desde lejos? ¿Te vas a centrar en la movilidad y tácticas de guerrilla? ¿Vas a ir con un personaje central que haga la mayor parte del trabajo mientras el resto se dedica a pasear por el tablero consiguiendo kama y ventajas? Cada personaje es distinto de los demás y tiene unas capacidades y puntos débiles distintos, y encontrar el grupo con el que estés más cómodo jugando es un reto en sí mismo. Luego, una vez metidos en jarana, saber aprovechar al máximo las ventajas de tu equipo frente al contrario y sacarle el mayor partido posible a la disposición del tablero es crucial. En Krosmaster: Arena el “yo voy para el frente y tiro los dados a ver qué sale” nunca es una buena idea.

Y este es uno de los puntos más curiosos: a diferencia de lo que suele ocurrir en juegos de este tipo, el azar en Krosmaster: Arena tiene una presencia mucho menor. Cuando realizas un ataque no vas a preocuparte por saber si vas a dar o no, ya que el impacto es siempre automático, sino por si vas a conseguir maximizar el daño. Hay tiradas de dados, y momentos en los que un resultado extremo puede ponerte en más de un apuro, pero el rango en el que se mueve no es el “o fallo por completo o me cargo a tu muñequito de un golpe” que podemos encontrar en juegos como HeroClix, sino en el de causar 1-2 puntos de daño más o menos, con lo que el saber moverse por el tablero y conseguir concentrar los ataques sobre los objetivos más aconsejables es crucial.

Pero no todo van a ser alabanzas y, en este caso, la crítica viene por el modelo de venta: aparte de la caja básica y expansiones cerradas como la de Frigost, en España las miniaturas adicionales se comercializan mediante el sistema de cajas cerradas, con lo que para conseguir una colección completa vas a tener que prepararte para acabar con un montó de repetidas o acechar por los mercados secundarios. Para redondear la jugada, el juego no está exento del problema de las miniaturas exclusivas o promocionales que resultan ser claramente mejores que cualquier otra cosa que puedas poner sobre el tablero, y jugar contra alguien que las tenga te puede hacer sentir como un saco de arena. Mi consejo: juega con el básico hasta que veas que has dominado las distintas combinaciones que te ofrecen las ocho miniaturas que vienen en la caja (que son bastantes) y, una vez quiaras algo más, cómprate cajas cerradas poquito a poco para disfrutar de lo que te aporte en términos de juego cada nueva figurita o hazte con alguna de las cajas de expansión de las ediciones internacionales en las que ves exactamente qué miniaturas estás comprando.

¡Hazte con todos! (o con unos cuantos)

¡Hazte con todos! (o con unos cuantos)

Lo mejor: toda la chispa de juegos de escaramuzas más complejos en un formato muy portátil y accesible.

Lo peor: tener que comprar las miniaturas adicionales a ciegas.

 

 

 

Anuncios

4 Comentarios en Reseña: Krosmaster: Arena

  1. Yo lo tengo en mi estantería, aunque aun apenas hemos jugado (demasiados juegos, como siempre). A ver si le doy caña!!!

    Me gusta

    • Siempre es lo mismo 😀

      Éste es un juego que puede sufrir en una colección de juegos amplia, ya que una de las gracias que tiene es el ir cambiando estrategias de partida a partida.

      Me gusta

  2. Yo estoy en la fase de los tutoriales. Mi hijo es un fan :-/

    Me gusta

  3. Ese es otro punto a favor, que no he comentado porque yo me lié directo a por el juego completo, pero los tutoriales paso a paso y con mapa en el mismo manual son una maravilla de la didáctica lúdica.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: