Anuncios
Últimas entradas

Be-Top-100. 40 al 36

Cada vez queda menos, y cada vez resulta más difícil establecer un orden entre los juegos que componen cada tanda. ¿Mejor luchar contra zombis o comerciar en el Mediterráneo? ¿Muñequitos cabezones o cubos de madera? En cualquier caso, nunca voy a rechazar una partida a ninguno de estos cinco juegazos:

40 – Krosmaster: Arena

Uno de mis videojuegos favoritos ha sido Final Fantasy Tactics, y esto es lo más parecido que vas a encontrar a una versión de tablero. Todo empieza cuando ves las miniaturas, pintadas, monísimas y listas para reventarse el alma unas a otras. Las colocas en su tablero, también muy cuqui, con sus arbolitos, sus arbustos y sus cajas, y empiezas a jugar pensando en pasar unos minutos tirando dados y ya. Pero luego resulta que cada muñequito hace cosas muy distintas, y que puedes organizar tu propio equipo en torno a distintos temas: Puedes ir a coger monedas todo lo rápido que puedas, a atacar desde la distancia, centrarte en un muñeco especialmente bruto y usar al resto de apoyo… La única pega que tiene es lo caro que puede llegar a resultar hacerse con una colección completa, más teniendo en cuenta el modelo de ventas en España (“cajas sorpresa” en comparación con expansiones fijas en EEUU) pero, si puedes resistirte al afán coleccionista, con hacerte con un puñado de figuras extra ya tienes posibilidades para dar y tomar.

39 – Last Night on Earth: the Zombie Game

Se dice muchas veces, y no con falta de razón, que la temática zombi está sobreexplotada en los juegos de mesa, y es que últimamente parece que lo único que tienes que hacer para conseguir ventas es poner un cadáver putrefacto en la portada porque, ¿quién puede resistirse a algo así? Por otro lado, de vez en cuando salen juegos que realmente encajan con esa temática, y Last Night on Earth es el máximo ejemplo, ya que es cualquier película de zombis que hayas visto alguna vez en una caja. El hecho de tratarse de un juego competitivo por equipos le da mucha emoción, y lo sencillo de las reglas hace que todo el mundo se sumerja directamente en el tema, sin preocuparse por modificadores, recursos ni fases de acción. Sí, es cierto que el diseño gráfico a base de fotos le da un aspecto cutre, pero es que las películas de zombis de serie B son cutres, con lo que encajan totalmente con el tema y, tras un tiempo, acabas cogiéndoles cariño a Sally, Billy, el padre Joseph y compañía.

38 – Civilización

Un auténtico peso pesado de la antigua Avalon Hill, y el baremo con el que se miden todos los juegos de civilizaciones desde entonces, sin que ninguno haya logrado realmente superarlo. En Civilización empiezas con una tribu que acaba de descubrir el fuego, y terminas con un gran imperio de la Edad de Bronce, todo ello mientras te expandes, compites por el terreno y la posición, descubres avances científicos y comercias con el resto de jugadores, todo con un reglamento sorprendentemente sencillo y elegante para la época, alcance y duración del juego, tanto que para algunos presenta las bases de lo que después serían lo que conocemos como juegos “de escuela alemana”.

37 – Wealth of Nations

Wealth of Nations es un juego económico duro, aunque no excesivamente complejo, que recrea de una manera un tanto abstracta pero muy efectiva el funcionamiento de la economía mundial, la manipulación de mercados y la interdependencia de las grandes potencias. Tu objetivo último en Wealth of Nations es conquistar terreno, construir infraestructuras y conseguir dinero, pero para ello necesitas materiales que sólo fabrican tus oponentes, y a la vez lo que tú fabricas es necesario para los planes de los demás, con lo que tienes que evaluar tus opciones, decidir si es el momento de embarcarte tú también en la producción de un determinado recurso o si un exceso de oferta puede colapsar el mercado. Si te gustan los juegos de negociación y los económicos, y no te asusta estar unas dos horas enfrentándote a cálculos y peleando por arañarle un dólar a un acuerdo, seguro que vas a disfrutar de Wealth of Nations.

36 – Chinatown

Y pasamos de un juego de negociación duro a uno de los más ligeros que hay actualmente en el mercado. En Chinatown tienes que hacer valer tus dotes de charlatán para conseguir los tratos más ventajosos en el menor tiempo posible. ¿Con qué puedes negociar? Con cualquier cosa: terrenos, franquicias comerciales, dinero, tratos de favor… Todo muy sencillo, muy ruidoso y con más miga de la que pueda parecer gracias a la combinación entre información pública, oculta y azar. El juego ideal para sentirte como si estuvieras regateando en un mercadillo, mientras gritas eso de: ¿Diez shéquels por la calabaza? ¿Estás loco?

Anuncios

2 Comentarios en Be-Top-100. 40 al 36

  1. Muchas ganas de hacernos con el Krosmaster…¿cuántas figuritas extra serían necesarias para una rejugabilidad normal, 4?

    Me gusta

  2. Con las 8 que te vienen en la caja, ya tienes para unas 10-20 partidas si no tienes mucho vicio. Si no, yo iría comprando de 4 en 4 para que se noten los cambios. Actualmente tengo 10 figuritas adicionales y no me veo con la necesidad de comprar más, aunque son tan bonitas que no te voy a decir que no caiga alguna que otra 😀

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: