Anuncios
Últimas entradas

Be-Top-Ten: subastas

El género de subastas siempre me ha atraído especialmente, porque incluye una gran cantidad de decisiones con mecanismos muy sencillos y además, no nos engañemos, porque tiene ese punto de placer culpable a la hora de sumergirse en el capitalismo más salvaje y exagerado. Tampoco es ninguna sorpresa decir que es un género popular, ya que aparece desde los orígenes de los juegos de mesa modernos, en el mismo Monopoly. Y, sin embargo, es difícil encontrar un juego de subastas que realmente enganche, pero para eso está el tito Beto, para hacer una lista con los mejores juegos del género para que podáis elegir por vosotros mismos. De nada, majos.

10 – Se vende

Esta pequeña maravilla se las apaña para, en diez minutos, incluir dos tipos de subastas distintos e interconectados. Es un juego que puedes explicar en segundos a cualquiera, y que también puedes jugar en cualquier sitio. Por supuesto que no se trata de algo a lo que dedicar toda una tarde, pero es excelente para iniciar o cerrar una velada de juegos, o como “globo sonda” para ver si es factible sacar algo con más “chicha” para jugar con un grupo concreto.

Lo mejor: simple y directo, consigue exactamente lo que se propone sin perderse en detallitos.

Lo peor: la edición española tiene unos componentes pésimos.

9 – Felix, el gato encerrado

En el noveno puesto, otro pequeño gran juego que añade respecto a Se vende elementos de faroleo e información oculta, sin dejar de ser un chorrijuego con todas las de la ley. Además, el tema de intentar conseguir los gatos más cuquis puede hacerlo más atractivo para jugar con niños o muggles menos interesados en explotar el mercado inmobiliario, que bastante tenemos con lo que tenemos.

Lo mejor: ideal para jugar con los peques o la familia.

Lo peor: no es un juego para sacar muy a menudo, porque se puede quemar con bastante facilidad.

8 – ¡No, gracias!

¿Otro chorrijuego? Sí, pero este es especial. En ¡No, gracias! los jugadores pujan para no llevarse las cartas, ganando el que consiga menos puntos al final de la partida. Como giro de tuerca, si te llevas una carta que puedes encajar en una escalera, esa carta no te puntúa, con lo que se puede usar o bien simplemente para ahorrar fichas o bien forzar un poco la máquina y aprovechar que los demás jugadores no quieren quedarse esa carta para ver cuánto puedes sacar por ella.

Lo mejor: un juego que da lugar a muchas posibilidades de puteo salvaje.

Lo peor: una racha de muy buena o muy mala suerte puede decidir la partida.

7 – Vegas Showdown

Todo juego ambientado en Las Vegas tiene un componente adicional de molonidad, y Vegas Showdown no es una excepción. Aquí los jugadores pujan por salas para sus casinos y conseguir prestigio, usando un sistema bastante curioso de ajuste de precios y en el que no sólo importa cuánto se puja, sino por qué elemento.

Lo mejor: lo atractivo del tema, y lo bien que encaja en el juego.

Lo peor: los componentes son bastante cutres, y eso lastra muchísimo. Una edición con componentes decentes podría ser un auténtico bombazo.

6 – Cyclades

Cyclades es un juego bastante peculiar. Lo primero que uno ve son los soldaditos de plástico, las miniaturas de monstruos, el mapa y la sensación de estar ante un juego muy temático, pero cuando te acercas más ves unos mecanismos de subastas y planificación que normalmente buscaríamos en una caja llena de madera. Las subastas en Cyclades siguen un sistema parecido al de Vegas Showdown, pero los efectos de ganar cada puja (realizar una o varias acciones específicas sobre el tablero) hacen que tengas que estar siempre atento a los intereses de los demás jugadores para intentar evitar que consigan ese turno perfecto que les haga ganar. Un juego muy original y con mucha tensión que nunca deja indiferente.

Lo mejor: una fusión perfecta entre las escuelas de diseño alemana y americana.

Lo peor: necesita varias partidas para entender cuál es su verdadera esencia.

5 – Keyflower

Uno de los “tapados” de Essen 2012, seguramente por no haber tenido una distribución muy amplia, es también un euro bastante completo, con colocación de trabajadores, gestión de recursos… y subastas. La chispa aquí está en que usas para pujar los mismos trabajadores que puedes utilizar también para activar las distintas losetas, y en que hay distintos tipos (colores) de trabajadores y elegir cuáles usar en cada momento es también un aspecto importante del juego. Muchas piezas en movimiento que se las arreglan para no entorpecerse en absoluto.

Lo mejor: cómo están conectados todos los elementos del juego, y tener que encontrar el equilibrio entre ellos.

Lo peor: si no te interesan los juegos de gestión de recursos, éste puede ser una auténtica pesadilla.

4 – Ra

Ha tardado en aparecer, pero “Reiner Knizia” era un nombre que tarde o temprano teníais que leer si vamos a hablar de subastas. Ra es un juego en el que los jugadores interpretan el papel de… este… entes que compiten por… pues… conseguir losetas porque… bueno, porque son importantes por alguna razón. Pero al menos el juego funciona, y muy bien. Si no está en un puesto más alto es porque se trata de un juego que funciona con 3 y sólo con 3 jugadores pero, si sois esa cantidad de gente, en muy pocas partes encontrarás algo mejor.

Lo mejor: los mecanismos y el sistema de puntuación funcionan como un reloj.

Lo peor: al principio resulta un poco lioso entender el valor y funciones de cada loseta.

3 – Goa

Si Cyclades es un juego híbrido, Goa es tan alemán que asombra que no lo vendan en un pack conjunto con salchichas y cerveza. Presencia mínima del azar, tema meramente presencial, interacción indirecta y señor serio en la portada. Por otra parte, es un claro ejemplo de “si vas a hacer algo, hazlo bien”. Y Goa es el mejor en lo que hace. Un mercado cerrado, elecciones interesantes a la hora de decidir qué se pone a subasta, cuánto pagar por ello o incluso si conviene comprar o vender cada loseta hacen de Goa un quemacerebros de primera, y un gran juego en todos los aspectos.

Lo mejor: la cantidad y calidad de las decisiones que ofrece.

Lo peor: es un juego bastante seco y quizá demasiado duro para jugarlo con mucha frecuencia.

2 – Alta tensión

Alta tensión tiene muchos aspectos y engranajes, pero no hay duda de que el centro de todo es la subasta de centrales. El valor de cada central depende de la situación en el tablero, los recursos disponibles, qué otras centrales están en juego e incluso de en qué momento de la partida aparezca; es uno de esos raros juegos que, sin tener que recurrir a excepciones ni complicaciones artificiosas, consigue una experiencia muy intensa y profunda, en la que cada pequeña decisión cuenta.

Lo mejor: la feroz competición desde el principio hasta el fin.

Lo peor: si no te gusta hacer cálculos, definitivamente este no es tu juego.

1 – Modern Art

Y, por fin, llegamos al primer puesto. Las posiciones anteriores las ocupaban juegos que mezclaban un mecanismo principal de subastas con conflictos territoriales, gestión de recursos o combinaciones de cartas, pero para el primer lugar necesitábamos un ejemplo de subastas en su máxima expresión, y aquí lo tenemos. En primer lugar, el tema es el ideal: al pronunciar la palabra “subasta”, lo primero que nos viene a la mente es la imagen de un grupo de snobs pujando por obras de arte de valor cuestionable, al fin y al cabo; en segundo, Modern Art no se limita a repetir un mismo tipo de subasta una y otra vez, sino que varía los métodos por los que cada cuadro sale a la venta, ya sea abierta, a una ronda, oculta o a precio fijo; y por último, el sistema por el cual los jugadores pueden manipular el mercado y los precios finales de cada cuadro, junto a la posibilidad de enfrentarse al juego alternando papeles de comprador y vendedor de cuadros, crean una experiencia muy completa de lo que puede alguien querer cuando se sienta a la mesa a “jugar a las subastas”.

Lo mejor: si buscas un juego de subastas, no encontrarás nada más auténtico.

Lo peor: a tres jugadores cojea un poco, pero se soluciona fácilmente comprando Ra para esas situaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: