Anuncios
Últimas entradas

Primeras impresiones: Abril 2013

Inauguro sección en el blog para hablar de los juegos que he probado por primera vez en este mes, pero a los que no he dado la caña suficiente para dedicarles una reseña completa. Y vamos en orden cronológico, del primero al último en ser catado:

El rey de los enanos

Juego de bazas estilo Tute, con sólo tres palos, que tiene como particularidad que cada mano puntúa de manera distinta y tiene una carta especial (como el dragón de Tichu o los magos de Wizard) también distinta. No está mal, pero quizá tenga demasiado factor azar para mi gusto, ya que las cartas más altas marcan indudablemente las bazas que puede ganar cada jugador. Mi copia ha acabado en Play Bar, y si alguien me propone una partida mientras estoy allí es probable que acepte.  3/5

Biblios

Otra cosita ligera, pero esta vez combinando mayorías, especulación de valores, draft y subastas, todo en media horita. Me gustó bastante la partida y no me importaría repetir. El juego comprende dos rondas: durante la primera, cada jugador mira una cierta cantidad de cartas y escoge una para sí mismo, una para cada rival y otra más para subastar más adelante. Durante la segunda, se subastan las cartas apartadas anteriormente, usando las que ya se poseen. Resulta interesante decidir si prefieres quedarte una carta para intentar ganar una mayoría o la vas a usar para pujar por otra carta más interesante o que te vaya a permitir ganar posteriores subastas, y tiene la duración justa para no hacerse repetitivo. Eso sí, el tema no es ya que esté pegado (en teoría va de no sé qué de unos monjes que buscan utensilios de escritura), sino que resulta hasta contrario a lo que estás haciendo durante la partida, que es básicamente especular con los valores de distintos items e intentar conseguir mayoría de participaciones en los más jugosos. Una versión con un tema bursátil tendría bastante más sentido. 3/5

Lost Valley

Aparte de competir con Dominant Species por el premio al “juego que debería tener dinosaurios, pero no”, poco más hay que destacar en este juego. El sistema de exploración prometía mucho en un principio, y el rollo de todo lo que puedes construir y hacer con las cosas que recoges no está mal, pero tiene como problema que es un juego exponencial: una buena salida inicial te hace el resto del juego muy sencillo y, por el contrario, unos primeros turnos malos te han condenado. Una pena, porque tenía potencial. 2/5

Ricochet Robots

Éste, en cambio, me fascinó. Los puzles estilo Profesor Layton siempre me han gustado, y Ricochet Robots es su versión en juego de tablero. Básicamente, cada turno se plantea un puzle y, el primero en resolverlo de manera más o menos eficiente, se lleva un punto. El modo en que las posiciones de las piezas van variando las opciones de movimiento cada vez le da mucho potencial de rejugabilidad. Como único punto negativo, se trata de un juego extremadamente silencioso. Visto desde fuera, la imagen es de un grupo de tipos mirando fijamente un tablero hasta que, cada cierto tiempo, uno dice un número y le da la vuelta a un reloj de arena. En cualquier caso, me dejó con ganas de echarle un vistazo a Mutant Meeples, la “versión avanzada” del juego que añade poderes especiales y sistemas de hándicap. 4/5

Swish

Otro juego de visión espacial, pero esta vez en versión de bolsillo. Lo componen básicamente un montón de cartas transparentes, cada una de las cuales tiene un círculo y un aro, y el objetivo es intentar encontrar el máximo número de combinaciones de cartas en las que, una vez unidas, cada aro acabe rodeando al círculo correspondiente, teniendo en cuenta que las cartas se pueden girar o voltear, pero no antes de haber declarado un “swish” o combinación. Se lo recomiendo a todos los aficionados a Jungle Speed o Dobble que busquen un juego un poco más complejo, pero sin apartarse demasiado del camino marcado por éstos. 3/5

Ubongo

Y dale Perico al torno. Como no hay dos sin tres, éste es el tercero de los juegos de visión espacial que he probado este mes. Aquí te dan un montón de piezas de Tetris y un espacio a rellenar con ellas, y los primeros en conseguirlo obtienen gemitas de colores. La parte de los puzles me gustó bastante (aunque en esa partida lo hice muy malamente), pero lo de las puntuaciones según mayorías de gemas de un color determinado me pareció sobrar. Una versión en la que simplemente los primeros en resolver sus puzles se llevaran más puntos directos tendría más sentido para mí. 3/5

Takenoko

Soy un gran aficionado a los juegos familiares, y llevaba bastante tiempo con curiosidad por probar esta adición al grupo, así que en cuanto me ofrecieron la oportunidad de enseñarme a jugar, la aproveché. El resultado fue agridulce: por una parte, el juego es -y esto es indiscutible- precioso, además de sencillo de jugar. Por otro, me pareció horriblemente descompensado, tanto en el valor de las posibles acciones como en la tirada de dado que haces cada turno, que puede desde obligarte a repetir una misma acción dos veces a prácticamente doblar tu turno. Está claro que no llegará nunca a ser un Ticket to Ride ni un Carcassonne, y es que un juego sencillo que funcione no es necesariamente algo fácil de conseguir, y con unos componentes bonitos no basta. 1/5

Rialto

No soy precisamente el mayor fan de Stefan Feld, pero tengo que reconocer que este último diseño suyo me ha sorprendido muy gratamente. Rialto se desvía del género de “ensalada de puntos de victoria” de Castles of Burgundy, Trajan o Bora Bora y nos ofrece un juego de mayorías bastante sencillo de jugar y aprehender, con un nivel de interacción más que aceptable y un equilibrio interesante entre las decisiones a corto y a largo plazo que, sin ser ninguna revolución en el campo del diseño de juegos, sí presenta un producto muy pulido y agradable de jugar. 4/5

Tweegles

Los juegos pequeñitos para mí son como las chuches: me resulta muy difícil salir de una tienda sin uno nuevo, y éste además tiene un Cthulhu chiquitín dibujado en la caja, así que caí. Y bueno… Digamos que las ilustraciones son muy cuquis. Hay veinticinco cartas de monstruos sufriendo distintas putadas, y cada turno se desvela otra carta que indica a por cuál hay que ir, y qué gesto hay que hacer con la mano para cogerla. Una enésima variación de Jungle Speed que no aporta nada nuevo, y que resulta incluso más simplona. Pero eso sí, con dibujines monísimos. 1/5

Room 25

“Cube: el juego de tablero”. Así lo describió Bardo mientras lo destroquelaba y, desde luego, tenía toda la razón del mundo. La premisa es exactamente la misma: los jugadores son gente que despierta en mitad de una habitación vacía y tienen que encontrar la salida, pasando por habitaciones con trampas, teleportadoras, móviles… hasta llegar a la habitación de salida. Esto de por sí ya llama bastante, pero es que además el juego ofrece varios modos, y uno de ellos es el viejo favorito: cooperativo con traidor, en el que uno o dos de los jugadores son en realidad guardias que intentan impedir que los demás escapen. Las sensaciones de este modo de juego son muy parecidas a las que ofrece una partida buena de Panic Station, pero lo sencillo de las reglas hace que sea mucho más difícil que salga alguna partida rana, como sí sucede en PS. Recomendado a todos los aficionados al género, e incluso a aquellos que no lo son tanto. 4/5

¡Tiburón!

Llevaba años esperando una versión en español de este jueguecito, o al menos verlo en alguna tienda física, así que estaba cantado que iba a ser mío en cuanto saliera. ¡Tiburón!, Get Bit!, Croc! o como lo queramos llamar es pura teoría de juegos y faroleo: quieres jugar la carta de mayor valor para alejarte todo lo que puedas del tiburón, pero si juegas la misma carta que un oponente, los dos os quedáis quietos. Tan sencillo como eso, y sin necesidad de nada más ya tenemos una excusa para lanzar miradas acusadoras, intentar leer la mente de los rivales, creernos unos maestros del faroleo y la psicología y, por supuesto, arrancarle brazos y piernas a nuestro muñequito. Un pequeño gran juego. 4/5

Anuncios

3 Comentarios en Primeras impresiones: Abril 2013

  1. Joder Betote, es como si leyeras mi mente, justamente el otro dia hablaba con Sheffieldgeorge de que a mi parecer tu blog necesitaba mas variedad de entradas y de que justamente este tipo de secciones donde se hablan sobre muchos juegos y las sensaciones de lo jugado el ultimo mes son mis favoritas.

    Con respecto a la entrada si no tuviera encargado ya un Horse fever me llamaría mas aun la atención ese Room 25 (a pesar de que son juegos completamente distintos).

    Ricochet robots juegazo, pero no para todos los grupos y a ese Tiburón le tengo ganas, aparte es baratito para todo lo chulo que son sus componentes.

    Me gusta

  2. El Swish está en versión para android, pero no sé qué tal funcionará en una tablet…

    El Room 25 me encantaría probarlo, porque ese estilo de juegos me gusta.

    Y tiburón… pues los muñequitos esos, como que le dan una gracia especial!!

    Un saludo

    Me gusta

  3. Primera entrada en el blog y me ha gustado mucho, nunca leo una reseña entera y etas mini reseñas de “primeras impresiones” son perfectas: escuetas y directas a tu impresión del juego.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: