Anuncios
Últimas entradas

Reseña: Quarriors

Mike Elliott y Eric M. Lang, 2011 - Wizkids

DSCN5983[1]

Podéis ver claramente cómo este juego tiene cubitos de madera y, por lo tanto, se puede considerar tranquilamente un euro.

Muchos de los aficionados a los juegos tenemos una relación especial con los dados. Hay algo en esas formas geométricas, en esos colores, en la sensación de tenerlos en la mano y tirarlos a ver qué nos depara el destino, ese alea iacta est, que nos acompaña desde nuestro primer tablero con la Oca a un lado y el Parchís al otro, que nos atrae, que nos hace sentir bien. Quarriors! es un juego que exprime totalmente esas sensaciones. Y es que, ¿quién se puede resistir a un juego que tiene 130 dadazos? ¿Y si, además, la propia caja del juego es un dado?

Quarriors! es un Dominion con dados. Puede que queráis un poco más de detalle, pero es que básicamente es eso: en lugar de un mazo, tienes una bolsa de la que vas sacando dados y los tiras. Esos dados pueden ser criaturas, hechizos, efectos especiales que te permitan repetir tiradas o sacar más dados de la bolsa, y maná quiddity. Invocas a las criaturas, resuelves los efectos y usas el quiddity para comprar un dado de la oferta central. Si las criaturas que has invocado sobreviven hasta tu siguiente turno, consigues una cantidad de Gloria y puedes “cribar” uno de tus dados (lo que en Dominion viene siendo eliminar los cobres). Cuando un jugador llega a una cantidad determinada de Gloria o se agotan tres de las siete criaturas de la oferta central, el juego termina.

DSCN5987[1]

Esto es todo lo que necesitas para alcanzar la Gloria. Al menos, eso es lo que dicen las reglas.

 Y ya está. Entonces, ¿a qué tanto jaleo? ¿Cómo es posible que un juego tan sencillo tenga tanto éxito y siga sacando expansión tras expansión? Bueno, para empezar, creo que ya he dicho antes que el juego tiene 130 dados, ¿verdad? ¿No es muchísimo mejor, mucho más satisfactorio, tirar dados que jugar cartas? Por si fuera poco, las criaturas se atacan entre sí, y muchos hechizos te dan la posibilidad de destruir criaturas del oponente o hacerle guarradas en general, lo que le da ese punto de interacción y conflicto que a muchos jugadores, sobre todo a los que vienen de los juegos de rol, los videojuegos o Magic, atrae. Y, por último, Quarriors! ofrece un tema, aunque no se tome a sí mismo nada en serio. No estás simplemente adquiriendo dados que te ofrezcan más acciones o determinadas ventajas: estás invocando criaturas extrañas y lanzando hechizos, y muchas veces no hace falta más que eso para ponerle la guinda a un pastel que ya tenía una buena receta básica.

DSCN5984[1]

Tres versiones distintas con poderes distintos, pero a los tres los vas a llamar “el moco” igualmente.

Pero no todo iba a ser un camino de rosas. Siento ser yo el que os dé esta noticia, pero alguien tiene que hacerlo: Quarriors!, en su versión básica, está roto. Roto en cuanto a que no tiene realmente ninguna decisión: tiras los dados, invocas tus criaturas, te compras el dado de mayor valor disponible y, cuando puntúas, eliminas los dados básicos. El que primero consigue comprar el dragón, gana.

Si embargo, este problema ha sido localizado y solucionado en la segunda expansión, y en las partidas de torneos y eventos oficiales se usan siempre estas modificaciones a las reglas:

  • Cuando compras dados, puedes comprar hasta dos de ellos en un mismo turno.
  • Cuando una criatura puntúa, si quieres conseguir la Gloria que da tienes que cribar ese mismo dado.

Estas simples modificaciones ya bastan para añadirle puntos de decisión al juego: ¿vas a comprar una sola criatura, o dos más pequeñas que te den más oportunidades de puntuar? Esa criatura tan potente que tienes, ¿la puntúas y te quedas sin ella o la dejas en la bolsa para atacar al oponente? Sigue sin ser ningún quemacerebros, desde luego, pero ya tiene la suficiente miga como para pasar del estatus de juguete al de juego.

Lo mejor: un juego que toma los mecanismos básicos de Dominion para crear una experiencia, fundamentalmente, divertida, y que va directo al grano: sencillo, directo y efectivo.

Lo peor: sin las reglas avanzadas, el juego no tiene nada de trayecto. Además, algunas combinaciones de cartas/dados pueden hacer que la partida se alargue un poco más de lo necesario.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: