Anuncios
Últimas entradas

Be-Top-Ten: económicos

No, no hablo de juegos baratos, sino de juegos con un elemento común: la pastaca. Es uno de mis géneros favoritos, y quizá este sea el hilo que más respuestas espero que tengan, por aquello de ir buscando nuevas adquisiciones.

¿Qué es un juego económico?

Como ya he comentado antes, el elemento común a todos los juegos económicos es el dinero. En este tipo de juegos, comienzas con una cantidad X de dinero que usas para comprar cosas, que luego vas a utilizar para conseguir más dinero, y tal que así hasta acabar. Ni movemos fichitas, ni colocamos trabajadores: habiendo billetacos, ¿quién quiere mandar a un cilindrín de madera a comprar tela? El ganador suele ser el que tiene más dinero al final de la partida, aunque eso no tiene por qué ser siempre así.

Menciones especiales

  • Automobile
  • Brass
  • Wealth of Nations

Y unas ganas que les tengo a los tres que no os hacéis una idea. Quizá al Brass un poco menos porque es telita de feo. Sigo aceptando regalos, que se ve que os da vergüenza mandarme cositas pero de verdad que no pasa nada, que es hasta bueno Guiñar

10 – For Sale

Dos tipos diferentes de subastas, un compra bajo-vende alto muy básico y una explicación muy rápida para este chorrijuego sobre la burbuja inmobiliaria. Si alguien, después de jugarlo, te dice “me ha sabido a poco” ya le puedes sacar alguno de los demás de la lista, pero ante la duda desde luego arriesgas menos sacando este jueguín simpaticote de 15 minutos que si les presentas algún mostrenco de cuatro horas Sonreir

Lo mejor: captura en un ratín los conceptos básicos de otros juegos más complejos, y es muy sencillo de sacar y jugar.

Lo peor: no está nada mal como divertimiento, pero no es un juego que vayas a estar toda una tarde jugando.

9 – La Bolsa

Hace años que no puedo echarle mano a una copia de este juego que fue publicado varias veces en España allá por los 80. Un juego de compra y venta de acciones entre una panda de rufianes que disponen de información provilegiada (vamos, cartas que les permiten subir y bajar el valor de distintas compañías). Otro juego sencillote que llenó muchas tardes de risas y jugadas rastreras.

Lo mejor: uno de estos juegos en los que la mejor estrategia es hacer que los demás trabajen por ti.

Lo peor: hoy en día es misión imposible encontrar una copia en buenas condiciones a un precio razonable.

8 – Acquire

Otro clásico, este del icono jugón Sid Sackson, y también otro juego que simula la compra y venta de acciones, aunque en un mercado un poco menos caótico que el de La Bolsa, y con el punto adicional de las fusiones entre compañías. Tiene bastante más enjundia de la que aparenta, y es otro de esos juegos que puedes sacar tranquilamente con la familia o visitas sin que te echen “esa” mirada.

Lo mejor: con muy pocas reglas y en un tiempo de juego bastante razonable consigue una experiencia muy completa.

Lo peor: el tablero puede resultar demasiado abstracto, y la calculadora es casi una necesidad.

7 – Goa

Hubo un tiempo en el que las editoriales de juegos competían por ver quién hacía la portada más sosa, y Goa quedó en una honrosísima posición. Pero detrás de esa portada, y de lo abstracto del tema, encontramos un juego de subastas más que potable y que me ha sorprendido muy favorablemente. Saber cuándo comprar y cuándo vender, qué losetas poner a subasta y qué valor puede tener cada una para el resto de jugadores es fundamental en este juegazo.

Lo mejor: un ejercicio muy interesante de valoración y optimización de recursos.

Lo peor: el tema no es que esté pegado, es que le han puesto un clip y a correr.

6 – Urban Sprawl

Cuando Urban Sprawl salió al mercado, mucha gente quedó decepcionada ante la cantidad de caos que tenía y lo imprevisible que podía llegar a ser. A mí, por otro lado, me ha fascinado la volatilidad del mercado que simula y cómo premia al jugador que mejor sabe adaptarse a los cambios en el entorno. El que su tema sea uno de los que más me han atraído desde que jugaba al Sim City en mi 386 también ayuda.

Lo mejor: una competición muy fiera por mayorías en filas, columnas, grupos, vocaciones… Mil variables a tener en cuenta.

Lo peor: es un juego bastante propenso a los parones, ya que cuando no es tu turno poco puedes hacer excepto mirar.

5 – Modern Art

Si buscas un juego de subastas, este es el mejor que hay, sin posibilidad de discusión. Un mercado cerrado en el que puedes jugar a comprar cuadros valiosos o a venderlos, variedad en el tipo de subastas al que sale cada cuadro y un punto de teoría de juegos hacen de este, para mí, el mejor juego de Reiner Knizia.

Lo mejor: un juego que hace obsoletos a todos los demás juegos de subastas.

Lo peor: un jugador que no comprenda los valores que puede alcanzar cada cuadro puede descompensar la partida.

4 – Raíles

En este juegaco del señor Wallace cada jugador usa sus escasos fondos para construir una compleja red ferroviaria con el sano objetivo de mover cubitos de colores a las ciudades que los piden. Un juego de información perfecta con muchísima competición entre personajes y dos modos de juego: complicado y complicadísimo.

Lo mejor: la competición en cada paso del juego, siempre a cara de perro.

Lo peor: las reglas estándar pueden ser demasiado exigentes para muchos.

3 – Airlines Europe

A la tercera va la vencida. Después de Airlines y de Union Pacific, y tras haber hecho una breve parada con Aventureros al Tren, Alan Moon refina el jueguito en el que llevaba trabajando cosa de veinte años y le sale esta redondez. Un juego muy sencillo y elegante, que recuerda en muchos aspectos a Acquire, en el que el equilibrio es lo más importante. Aumentar la red de una compañía te da puntos, pero puede ponerte en peligro si otro jugador te supera en acciones, aunque por otro lado aumentar compañías es el único modo de conseguir más acciones.

Lo mejor: el modo en que cada pieza del engranaje encaja en el todo, y cómo combina las estrategias a largo plazo con la adaptación a lo que hacen los demás jugadores.

Lo peor: algunos de los colores no son fáciles de distinguir entre sí, y hace falta algún tipo de marca para diferenciarlos sin problemas.

2 – Alta Tensión

Dicen que los diseñadores europeos no saben captar el tema. Pues ahí tenemos al tipo del pelo verde y las efes para echar esa teoría abajo. En Alta Tensión uno se siente como un magnate de la energía luchando por su hueco en el mercado. Compites con los demás jugadores en las subastas por las distintas centrales, en la compra de materiales, en la ocupación de espacio en el mapa y, lo más importante, en el orden del turno. Y este es el punto más original e interesante del juego: no te vale con ir muy bien, sino que tienes que ser perfectamente eficiente y conseguir el máximo beneficio sin despuntar demasiado y perder posición.

Lo mejor: un juego que no permite un error, y que se basa más en la competición entre jugadores que en pelearse con las reglas.

Lo peor: necesitas al menos cuatro jugadores para disfrutarlo por completo.

1 – 1830

Qué decir de 1830, el juego que se ha convertido en abanderado de todo un género y que ha originado más variantes y mapas que el Catán. La clave de 1830 está en su cualidad de caja de arena. 1830 te proporciona un marco dentro del cual puedes jugar a llevar una única compañía lo mejor posible, participar en varias y hacer que una trabaje para la potra, convertirte simplemente en inversor capitalista y dejar que otros hagan el trabajo sucio o engañar a otros para que inviertan su dinero en una empresa que luego vas a echar abajo para endilgarle a otro una compañía en quiebra que tenga que rescatar con el dinero de su propio bolsillo. Hagas lo que hagas, el desarrollo de la partida depende únicamente de lo que los jugadores quieren que ocurra.

Lo mejor: un juego súper competitivo en el que cada paso que das va por fuerza a ser dañino para alguien.

Lo peor: no es un juego para todo el mundo. Son unas 6 horas a cara de perro por partida, al fin y al cabo.

Anuncios

1 Comentario en Be-Top-Ten: económicos

  1. la combinación euro-economia no va conmigo, digo que si entre las muchas materias primas, trabajadores y cubitos que se mueven, hay monedas, no le veo el problema, pero si este es el nucleo de la mecanica, me costaría aguantar más de una hora. mi candidato para esta lista sería un jaipur o el monopoly deal, rescatan las mismas tensiones e interacciones propias de los negocios, pero en mucho menos tiempo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: