Anuncios
Últimas entradas

Be-Top-Ten: familiares

Una de las preguntas más formuladas en el foro es aquella de “¿qué juego utilizar para iniciar a mi familia/amigos/parienta? Porque claro, le plantas un Mage Knight a tu tía Felisa y le puede dar un síncope, pero un juego al fin y al cabo se supone que es algo divertido, así que debería ser fácil encontrar algo que guste a la gente, ¿verdad? ¿VERDAD?

¿Qué es un juego familiar?

Un juego familiar, a los que a veces llamamos “casuales” o “de introducción”, es un juego de reglas sencillas y que no exige demasiado esfuerzo intelectual, que se puede jugar tomando un café o mientras nos contamos qué tal nos ha ido la semana. Suelen tener un cierto componente de azar para aligerarlos y que no sean un quemacejas, y por lo general son juegos bastante amables en el sentido en que no vas a destruir las cosas que otro construya. En resumen, son juegos ideales para jugar con muggles, aunque no por ello dejan de tener interés para jugones.

10 – Alhambra

Otro de esos juegos de cuando “tema” significaba “qué dibujamos en las losetas”, Alhambra recuerda mucho a una versión simplificada de Acquire. Y, sin embargo, tiene su encanto: ir vigilando en qué tipo de edificio tiene mayorías cada jugador, buscar el “momento combo” de encadenar varias compras seguidas, construir la muralla poco a poco e intentar equilibrar una muralla sana y una alhambra con posibilidades de expansión, todo ello da como resultado un juego muy ameno y fácil de asimilar.

Lo mejor: es un juego que se aprende en cinco minutos y que es lo suficientemente original, aun hoy, para que quien haya jugado a él lo recuerde.

Lo peor: con más de 3 jugadores estás quizá demasiado a merced del azar.

9 – Mundus Novus

Aunque haya pasado desapercibido, Mundus Novus es un juego de cartas bastante potable, sencillo y asequible. Básicamente se trata de conseguir escaleras o tríos para obtener a cambio dinero o cartas especiales y llegar al objetivo que es la escalera de 1 a 10, o bien llegar a 75 monedas. A esto se le añaden una fase de intercambio de cartas bastante original, unos cuantos sucesos que cambian ligeramente las condiciones de juego en cada turno, y el resultado es el eslabón perdido entre el Cinquillo y el Puerto Rico.

Lo mejor: las ilustraciones de las cartas son de gran calidad y consiguen llevar el tema a este juego que es, básicamente, un juego de cartas casi tradicional.

Lo peor: la fase de comercio tiene un par de flecos que hacen que el resultado no sea todo lo elegante que podría haber sido.

8 – 7 Wonders

Desde el Civilización de Francis Tresham, uno de los santos griales lúdicos es conseguir un juego de desarrollo de civilizaciones que dure menos de 6 horas. Y aquí tenemos al señor Bauza que, con sus santos bemoles, saca uno que se juega en media hora… O casi. Porque, aunque si guiñas mucho los ojos puedes casi llegar a sentir el tema de desarrollo de civilizaciones, 7 Wonders es ni más ni menos que un juego de “drafteo”, es decir, de los de escoger carta y pasar el resto, con una pizquina de gestión de recursos y construcción de motores. Y aunque esté de moda eso de renegar de los juegos que han ganado chorrillones de premios, hay que reconocer el mérito y la elegancia del diseño.

Lo mejor: uno de los pocos juegos con algo de “chicha” que pueden admitir hasta 7 jugadores.

Lo peor: quizá un pelín complicado para muggles: se tarda un par de partidas en cogerle el truquillo.

7 – Dominion

Cómo nos gusta decir que Dominion está sobrevalorado y que no tiene profundidad ninguna, pero cómo le gusta siempre al que lo prueba por primera vez. Dominion toma la parte de los juegos tipo Magic en la que cada uno se construye su mazo en casa y hace de ello el juego en sí, y la verdad es que la idea no tiene que ser tan mala cuando ha sido un éxito tan abrumador, ha originado tantas expansiones y, sobre todo, ha habido tantos candidatos a ser “el próximo Dominion”, hasta el punto de que la BGG ha tenido que añadir “deck building” como categoría de juegos. Tan simple como “juega acción, compra carta, roba hasta 5″ y tan variado a la vez, sobre todo si se le añaden una o dos expansiones.

Lo mejor: el primer y, hasta la fecha, mejor juego de construcción de mazos que se ha publicado.

Lo peor: la interacción, sobre todo jugando solamente con el básico, es bastante limitada.

6 – Small World

Coge todo lo que te gusta de los primeros 20 minutos de una partida de Risk, ponle un mínimo de estrategia, añádele habilidades especiales para darle variedad, y hazlo todo muy colorido y bonito, y tendrás Small World. Un juego de combates sobre mapa que resuelve estupendamente los problemas que suele tener ese tipo de juegos: reduce el azar, no contempla la eliminación de jugadores gracias al mecanismo de declive y resurgir de razas y tiene una duración determinada. Un juego sencillo, divertido y honesto.

Lo mejor: es al Risk lo que Catán a Monopoly.

Lo peor: si llevas mal el conflicto entre jugadores, ni te acerques a él.

5 – Pandemic

Siempre que se menciona la palabra “cooperativo”, se nombra a Pandemic, y con razón. No fue el primer juego cooperativo, pero sí el primero en dar un pelotazo serio tras el intento del Señor de los Anillos de Knizia. Pandemic tiene un tema que todo el mundo puede aceptar, unas reglas sencillas de explicar y, a la vez, presenta un reto complicado de superar. Como ocurre con el Tetris, Pandemic es un juego en el que vas a acumular derrota tras derrota pero, al mismo tiempo, ves cómo vas mejorando con cada partida.

Lo mejor: puedes proponer una partida sin escuchar “claro, como tú sabes jugar, seguro que nos das una paliza”.

Lo peor: hay gente que, si no compite contra otros jugadores, no se divierte.

4 – Airlines Europe

No disimules. Todos sabemos que planeas corromper poco a poco a tus amigos y familiares para acabar jugando con ellos a 1830. Bien, pues lo mejor que puedes hacer es empezar por aquí. Airlines Europe es un juego económico bastante implacable escondido tras avioncitos de plástico de colores brillantes y unos mecanismos sencillos y directos: pon aviones, roba cartas, juega acciones, recibe dinero, puntúa cuando sale la carta que lo indica. Todo parece muy bonito hasta que alguien empieza a bajar acciones de una compañía que otro jugador ha estado impulsando: entonces es cuando comienza el juego de verdad Sonreir

Lo mejor: una gran introducción al género económico, y un gran juego por méritos propios.

Lo peor: el juego se basa en la interacción y competición entre jugadores, y puede originar algún que otro mal rollo.

3 – Carcassonne

Empezamos con la Santa Trilogía de juegos familiares. Carcassonne es quizá el más difícil de catalogar porque tiene tantas expansiones que puedes realmente modelar el tipo de juego que quieres que sea según la que compres. ¿Quieres un juego ligero y fácil de explicar? Juega con el básico y, quizá, con las posadas y catedrales. ¿Quieres más vías de victoria y opciones? Mercaderes y constructores es lo tuyo. ¿Más modos de perjudicar a tus oponentes? La Torre. ¿Caos? Princesa y Dragón. ¿Sorpresas? Miniexpansiones. ¿Te sobra el dinero? La catapulta Sonreir. Pero en cualquier caso, el mecanismo básico de colocar losetas y situar tus señores en ellas es sencillo de explicar y ofrece la profundidad necesaria para que los más jugones no se aburran ni sientan que están jugando a un juego “inferior”.

Lo mejor: un juego con el equilibrio justo entre azar y estrategia que además queda muy chulo sobre la mesa.

Lo peor: como tengas afán completista, prepárate a dejarte el dinero en expansiones.

2 – Los Colonos de Catán

Para muchos, el juego que lo empezó todo, el que demostró que había vida más allá del Monopoly y otro de esos juegos que puedes estar seguro de que van a tener éxito cuando lo saques a mesa. Si no está en primer puesto es únicamente por el limitado rango de jugadores que admite, ya que es un juego para sólo de 3 a 4 jugadores: las reglas para dos están bien pero pierden la chispa del intercambio, y las expansiones para 5-6 pueden alargarlo demasiado. Aparte de eso, tienes construcción, intercambios y dados que añaden emoción sin restarle control. Uno de esos clásicos que deberían estar en cada ludoteca.

Lo mejor: puedes proponer una partida en casi cualquier entorno y no sólo no recibirás miradas raras, sino que es probable que mucha gente ya conozca el juego de antes.

Lo peor: justo ese éxito y popularidad hace que algunos jugones más duros finjan que no les gusta para sentirse originales y sibaritas.

1 – ¡Aventureros al Tren!

El tercero de la Santa Trilogía de juegos familiares, y el primer puesto por ser el que mejor escala, de dos a cinco jugadores e incluso, con el mapa de Asia, hasta 6, y se juega exactamente igual de bien con cualquiera de estas cantidades. Siempre digo que, si tuviera que deshacerme de toda mi colección excepto uno, mi elegido sería Aventureros al Tren, simplemente por el hecho de que nadie rechaza una partida nunca, y es muy rara la situación en la que piensas “no puedo sacar el AaT aquí, que no les va a gustar”. Una auténtica obra maestra que ejemplifica la valía del principio KISS.

Lo mejor: éxito seguro lo saques con quien lo saques.

Lo peor: una vez enseñes a alguien a jugar, estará una muy buena temporada sin querer hacer otra cosa que no sea repetir una y otra vez.

Anuncios

1 Comentario en Be-Top-Ten: familiares

  1. arkume8beltz // mayo 19, 2015 en 9:07 pm // Responder

    ¿Betote que opinas de la”saga”10 days in…? Lo encuentro interesante para mejorar en geografia(pero para eso tambien hay las expansiones de Tiket To Ride..), pero no tengo ni idea si vale la pena como juego..

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: