Anuncios
Últimas entradas

Reseña: Sombras sobre Londres

Lettere da Whitechapel – Gabriele Mari y Gianluca Santopietro, 2010 – Nexus (2011 – Devir)

Ya he hablado sobre este juego en mi top 10 de 2011, pero estos días me he encontrado recomendándolo varias veces a gente muy distinta y, en cualquier caso, el juego lo merece, así que aquí estamos, en su entrada dedicada.

Al abrir la caja de Sombras sobre Londres y echarle un ojo a lo que contenía, tuve que volver a leer los créditos, porque me resultaba difícil creer que fuera un juego diseñado en 2011. No porque parezca anticuado, sino porque produce esa sensación atemporal de los juegos clásicos, y el diseño gráfico ayuda a ello, con el mapa (pre-cio-so) de la zona de Whitechapel en sepia, los peones de madera de Jack, los policías y las “desdichadas”… Es una delicia de mirar. Esto puede parecer accesorio, pero a la hora de la verdad una de las razones que nos hace jugar a juegos de mesa y llegar a preferirlos a sus versiones electrónicas de esos mismos juegos son motivos estéticos y táctiles. Hay un motivo por el que se venden productos como Agrícola Tuning, o por el que existe gente que puede pasarse horas o días pintando y modificando miniaturas para juegos de batallas.

Jugar a esto sin una taza de té debería estar prohibido.

Respecto al juego en sí, la idea es sencilla: un jugador es Jack el Destripador, y el resto se reparten los peones de policía. Jack tiene que conseguir asesinar durante cuatro noches distintas y volver a su guarida sin ser atrapado, mientras que los policías intentarán detenerlo o al menos impedir que llegue a su guarida a tiempo. Los dos bandos tienen dos estilos completamente distintos de juego: mientras que Jack intenta jugar al despiste y el faroleo, Scotland Yard juega un juego estrictamente deductivo, intentando deducir la situación, objetivo y movimientos de Jack a partir de las pistas que vayan encontrando. He visto partidas en las que Jack ha vuelto sobre sus propios pasos para dar la impresión de haber desaparecido (lo que llamamos “hacer un Batman), otras en las que se han usado movimientos especiales sin necesidad, sólo para despistar, otras en las que ha dado rodeos enormes, otras en las que cometía asesinatos justo al lado de su guarida… Cada partida es un duelo distinto y de hecho el metajuego interpreta un papel importante, ya que muchas veces acaba uno intentando deducir los próximos movimientos del oponente basándose en lo que éste hizo en partidas anteriores.

Otro aspecto a destacar es lo bien que utiliza su tema. Del mismo modo que otros juegos como Memoir’44, las partidas a  Sombras sobre Londres tienen un componente de lección de Historia importante, y aun así logra evitar sumergirse en la parte más escabrosa de los sucesos. El mapa presenta el barrio de Whitechapel durante la época, las cuatro noches están basadas en las fechas concretas de los asesinatos (incluyendo el “doble suceso” de la tercera noche), y cada uno de los agentes está basado en un miembro de la investigación auténtica. Incluso, en una de las reglas opcionales, Jack puede utilizar las cartas que éste envió durante la época. No idealiza la figura del asesino en serie, sino que se centra en la investigación de los asesinatos.

Tu carrera criminal ha llegado a su fin, Jack. ¡Buen trabajo, muchachos!

Y, hablando de reglas opcionales, éste es otro mérito de los diseñadores: la cantidad de reglas opcionales que inclinan la balanza a favor de Jack o de la policía. Un problema que tiene la mayoría de los juegos con un componente estratégico importante es que el jugador más experimentado tiende a ganar siempre. Nadie gana una partida de Diplomacia la primera vez que juega contra veteranos, y eso puede resultar frustrante tanto para el novato que recibe una paliza de impresión como para el veterano que no encuentra el desafío que hace el juego interesante. Por suerte, Sombras sobre Londres hace un trabajo fantástico para ajustar la dificultad. El primero de los recursos es sencillo: Jack debería ser, al menos la primera partida, el jugador más experimentado, para que la policía tenga varios cerebros trabajando para encontrarlo. Pero además de eso, tenemos las cartas “desde el Infierno” que permiten mover a los agentes de una parte del mapa a otra, las pistas falsas que pueden destrozar un esquema deductivo, o darle a los agentes la posibilidad de intentar varios arrestos por turno. Aparte, en Internet se pueden encontrar varias variantes más. Genial para añadir un hándicap sin dar la sensación de estar jugando un juego “capado”.

Un par de advertencias antes de que te lances a comprar Sombras sobre Londres (algo que deberías hacer de todos modos): la primera, es que en juegos con más de dos jugadores existe la posibilidad de que uno de los miembros de Scotland Yard tome las riendas y, esencialmente, ordene a todos los demás agentes todo lo que deben hacer, lo que no suele ser muy divertido para el “subordinado”. Esto es algo común a todos los cooperativos o semi-cooperativos, y es simplemente una cuestión de modales a la mesa. La otra es una cuestión logística: Jack va a necesitar un lápiz para anotar sus movimientos, y es muy probable que los agentes de Scotland Yard quieran también lápiz y papel para tomar notas. Yo tengo en la caja algunos lapiceritos tamaño Ikea y un minibloc de notas para la Policía, así que podríamos decir que el juego cuesta en realidad 1 euro más de lo indicado.

En resumen, un juego que ha alcanzado muy fácil y cómodamente un puesto entre mis favoritos de todos los tiempos, al que me veo jugando y disfrutando durante muchos años. Todo un desafío deductivo que juega muy bien con la información oculta y el faroleo, y que proporciona una experiencia muy intensa sin necesidad de grandes florituras ni reglas complicadas.

Lo mejor: la tensión que se respira durante todo el juego para ambos bandos, y cómo consigue realmente sumergirte en el tema sin resultar grotesco.

Lo peor: es un juego algo más largo de lo habitual para un juego de hoy en día (en torno a las 2 horas). La gente que prefiera juegos ligeros puede verse abrumada ante todo el esfuerzo mental que requiere.

 

 

Anuncios

2 Comentarios en Reseña: Sombras sobre Londres

  1. Muy buena review. Yo estaba pensando en comprármelo para jugar con mi mujer, que no es tan “friki” como yo pero le gustan también los juegos de mesa/cartas/minis, y creo que después de leer esto caerá para mi santo 😉 Un saludo y gracias por el artículo.

    Me gusta

  2. Dos preguntas:
    ¿qué tan entretenido es para un grupo de jugadores (principalmente mujeres) que se divierten mas en juegos estilo ticket to ride?
    ¿Que tan pequeños son los puntos en el mapa? ¿Representan un impedimento grande para personas con alguna deficiencia visual importante?

    Me gusta

1 Trackback / Pingback

  1. ¿Jugamos una… de Sombras sobre Londres?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: