Anuncios
Últimas entradas

Top 10: Juegos de 2011

Nueva etapa para El Dado de Jack, que comienza combinando dos originalísimas ideas: hacer un top 10 de juegos, y revisar el año lúdico a finales de Diciembre. Y, para hacerlo aún más bombástico, resulta que al hacer el repaso al diario lúdico (benditos sean BGG y su aplicación móvil) me he dado cuenta de que sólo he jugado a 11 juegos que hayan sido publicados este año. Por suerte, esos juegos han sido lo suficientemente awesómicos como para juntarlos en orden y que parezca una selección de lo más mejor, así que vamos allá:

10 – Gears of War (Corey Konieczka – Fantasy Flight Games, publicado en España por Edge Entertainment)

En el número 10, tenemos al juego que ha conseguido que se me quiten las ganas de bucear por eBay en busca de una copia medianamente asequible de Space Hulk. Gears of War es un colaborativo en el que de 1 a 4 jugadores se enfrentan a oleada tras oleada de bichomonstruos mutantes, dejando el suelo perdidito de sangre y casquillos de bala.

No he jugado al videojuego original, así que no puedo decir si es fiel o no a su espíritu, pero lo que sí puedo decir es que si buscas un juego de combate táctico con cantidad de miniaturas espectaculares, que te tenga en pie toda la partida y que sea implacable con tus errores, esta puede ser una muy buena opción.

Dos pegas: la primera es común a muchos de los juegos de FFG, y es que no esperes una cosita ligera con partidas de una hora (a menos que te masacren). Es un juego de echar la tarde, y que si se extiende demasiado puede acabar cansando, que tres horas de agonía son mucho agonizar. La segunda, indirectamente relacionada, es que la dificultad es salvaje. Solo hemos ganado una de las partidas que hemos jugado, y eso tras pasarnos buena parte de ella con alguno de los marines arrastrando las tripas por el suelo. Si eres de los que no concebían jugar al Doom sin el IDDQD, mantente alejado.

9 – Elder Sign (Símbolo Arcano) (Richard Launius y Kevin Wilson – Fantasy Flight Games, publicado en España por Edge Entertainment)

Vale, lo confieso: esta entrada es trampa, ya que en realidad se refiere a Elder Sign: Omens, la versión para móviles, pero dado que el juego es prácticamente el mismo, no me retracto. Y es que soy demasiado fan de Arkham Horror como para dejar pasar esta versión “mini” sin comentarla.

Lo primero es dejar las cosas claras: Elder Sign, aunque comparta temática y gran parte de la parafernalia, no es Arkham Horror. Mientras que en AH el principal atractivo es la impredecibilidad de los encuentros y la sensación de estar explorando un mundo (o varios) mientras juegas, ES es mucho más mecánico; los investigadores visitan distintos lugares dentro de un museo en el que un Primigenio está a punto de rasgar el tejido del espacio-tiempo, y para impedirlo tendrán que conseguir una cierta cantidad de símbolos arcanos mediante una mecánica de tirar y guardar dados con caras especiales. Un Yahtzee con tentáculos, vaya.

Esto, aunque le resta sabor y variedad, le hace ganar mucho en elegancia y, sobre todo, en tiempo de juego. Si el mayor problema de AH es conseguir liberar tiempo y espacio suficientes para la partida (aparte de media horita más para colocar cartas y otra media para recogerlas), Elder Sign es un juego que seguramente verá mesa mucho más a menudo y, sólo por eso, ya tiene su valor.

8 – Mansions of Madness (Mansiones de la Locura) (Corey Konieczka – Fantasy Flight Games, publicado en España por Edge Entertainment)

Y seguimos con otro juego basado en los Mitos de Cthulhu, y con la sensación de que esto está empezando a parecer más bien un catálogo de FFG. Al menos, este no es colaborativo. Bueno, casi, porque se trata de un “todos contra uno”, siendo ese uno, por supuesto, el Guardián de los Arcanos.

Si nos ponemos simplistas, podríamos decir que Mansions of Madness es al juego de rol de La Llamada de Cthulhu lo que HeroQuest es a Dungeons & Dragons: una versión en tablero que se centra en la parte fundamental de la mayoría de las partidas del juego de rol, y compensa esa limitación con cantidad de figuritas y componentes pre-cio-sos.

Siguiendo con comparaciones tontas, uno puede encontrar elementos de Cluedo en el juego, por aquello de que los investigadores van de una habitación a otra buscando pistas, o de la saga de videojuegos del Profesor Layton, por el componente de rompecabezas (un diseño genial, por cierto). Y, aunque parezca raro, este batiburrillo funciona y consigue una experiencia muy “rolera”. Sin embargo, todo tiene su precio (aparte del monetario que, todo sea dicho, es una cifra), y en este caso ese precio es la falta de rejugabilidad, ya que una vez has jugado un escenario, a pesar de que hay ciertos elementos que cambian o se determinan al azar, ya lo tienes “visto”. Por supuesto, podemos contar con FFG para que nos proporcione expansiones con más escenarios por un “módico” precio, así que no hay de qué preocuparse, ¿verdad?

7 – Discworld: Ankh-Morpok (Mundodisco: Ankh-Morpok) (Martin Wallace – Treefrog Games, publicado en España por Devir)

Terry Pratchett es uno de los mejores escritores británicos vivos, y Martin Wallace es el autor de Steam, así que cuando se conoció la noticia de que se iba a publicar este juego, el mundillo friki se revolucionó: uno de los temas más atractivos y uno de los diseñadores más renombrados, ¿qué podía ir mal? Y, sin embargo, una vez el juego vio la luz, la reacción inicial, sobre todo la de quienes lo esperaban con más ansia, fue tirando hacia la decepción. ¿Por qué?

Bueno, quizá el problema estaba justo en esa anticipación y, sobre todo, en el nombre del autor. Wallace es conocido sobre todo por sus juegos económicos, juegos como Brass o Steam en los que una buena planificación es fundamental y el azar es casi nulo. En cambio, Ankh-Morpok es un juego completamente caótico, en el que el faroleo, el azar y el conflicto entre jugadores son constantes. Vamos, justo todo lo que un fan acérrimo de Wallace odia. Resultado: las primeras críticas, las que procedían de aquellos que esperaban un Age of Industry con una tortuga dibujada en el tablero, fueron demoledoras, y acusaban al juego de blando, bobo y falto de sustancia, cuando pocas afirmaciones podrían ser más falsas.

¿Qué tipo de juego es Ankh-Morpok entonces? Bueno, podríamos decir que es un juego de mayorías, o de roles secretos, o de cartas de puteo o, mejor aún, una mezcla de las tres cosas. Se trata de un juego muy rápido y sencillo de jugar (juega carta, haz lo que dice, roba hasta cinco) en el que cada jugador intenta cumplir su objetivo secreto mientras intenta averiguar los de los demás para evitar que ellos lo hagan antes. Una versión algo más sencilla (y con un tablero espectacular) de juegos como Ciudadelas o Bang!, y que encantará a cualquiera al que busque divertirse en un juego, por encima de desarrollar una estrategia o construir un imperio perfecto.

6 – Dungeons & Dragons: Wrath of Ashardalon (Peter Lee, Mike Mearls y Bill Slavicsek – Wizards of the Coast)

Otro colaborativo más, y esta vez con un nombre grande detrás. Este es el segundo de una serie de juegos de tablero basados en el juego de rol por antonomasia, y que de hecho utilizan unas reglas que podríamos considerar una versión simplificada de su, para bien o mal, famosa cuarta edición.

¿Qué decir de Wrath of Ashardalon? Es un juego del género de “paseos por mazmorras” (lo sé, lo sé: sorprendente) en el que los jugadores van explorando un dungeon y encontrando bichos a los que matar para conseguir tesoros, hasta que acaban por encontrar al “malo fin de fase” y se pelean con él. Y es que los clásicos lo son por algo y, si el esquema funciona, para qué buscarle más vueltas.

Lo que tiene WoA de especial es el sistema de “inteligencia artificial” de los monstruos, a base de cartas y condiciones, que hacen que cada uno se comporte de una manera concreta: las bestias salvajes se lanzarán contra el enemigo más cercano, los arqueros buscarán mantener las distancias, los centinelas pedirán refuerzos, etcétera. Esto, junto a la capacidad de personalizar los aventureros escogiendo sus ataques al inicio de la partida, le da al juego unas posibilidades tácticas que uno no esperaría de unas reglas tan sencillas. Por si fuera poco, puedes mezclar este juego con los demás de la serie, o recurrir a parte de la enorme cantidad de material “fan” que circula por la red, y tienes diversión para rato.

5 – Quarriors! (Mike Elliott y Eric M. Lang – Wizkids)

Mucha gente ha llamado a este juego “Dominion con dados” y, aunque en un principio esa parece ser la base del juego, hay que dejar claro que la parte dados es la que más pesa.

Para empezar, el juego tiene un montón de dados, casi más que letras q dispersas entre el reglamento y las cartas. Porque también tiene cartas, que vienen siendo una herramienta de referencia y un modo práctico de hacer que un mismo tipo de dado haga cosas distintas en una partida u otra, según qué versión de la criatura o hechizo de marras esté en juego. Y la caja, que es una lata-dado gigante, y las bolsitas de tela para guardar, menear y buscar los dados. ¿He mencionado que este juego tiene cantidad de dados?

Sí, desde luego que el juego depende muchísimo del azar, y que las elecciones son muy limitadas y la mejor opción casi siempre es obvia, pero por otra parte el entorno que crea es muy divertido, las partidas son ágiles y es una gran excusa para tirar montones de dados con dibujitos. Un juego de esos que, racionalmente, no es gran cosa, pero que antes de darte cuenta estás echándote la tercera partida seguida de la tarde y con ganas de más.

4 – City Tycoon (Hubert Bartos y Łukasz S. Kowal – REBEL.pl)

Aquí estoy, reseñando juegos polacos, como todo un profesional. ¿Que cómo acabó esta joyita en mis manos? Fácil: siempre me ha atraído la idea de jugar una versión de tablero del Sim City, y ese día iba yo dispuesto a comprarme el Urban Sprawl, cuando vi este juego en la misma tienda y, como los edificios eran más bonitos y el tiempo de juego estimado menos de la mitad, me hice con él en lugar de con el de Chad Jensen. Y no me arrepiento lo más mínimo.

City Tycoon combina mecánicas de “escoger y pasar”, que reconocerá cualquiera que haya jugado alguna vez a 7 Wonders (entre quienes no me incluyo, qué le vamos a hacer), y conocida entre los jugadores de Magic como “draftear”. Una vez todos han seleccionado sus seis baldosas de edificios de la fase (el juego tiene cuatro fases), se colocan sobre la mesa, formando poco a poco el mapa de la ciudad. Algunos edificios obligan a poner al lado baldosas representando parques o zonas de agua, y también se puede renunciar a colocar uno de los edificios y poner en su lugar una central eléctrica o de suministro de agua, o incluso descartar edificios para conseguir dinero y poder construir cosas más caras. Por último, los jugadores alternan turnos transportando cubos de energía, agua o recursos para transformarlos, según el edificio de destino, en dinero, recursos o puntos de victoria. Esta fase puede llegar a ser muy competitiva, ya que los cubos de agua y energía son comunes y limitados, y dependiendo de la disposición de la ciudad un jugador puede verse obligado a pagar a otro por usar su territorio.

En resumen, un juego sencillo pero que combina muy bien distintos elementos para conseguir un todo que recuerda a juegos económicos como Power Grid o Steam, con un tema interesante y una duración exacta para dejarte satisfecho pero sin estirarse de más ni perderse en florituras.

3 – King of Tokyo (Richard Garfield – IELLO, publicado en España por Homoludicus)

Siempre me ha sorprendido los pocos juegos que hay basados en el tema de peleas entre monstruos gigantes. ¿Puede haber algo que suene más divertido que eso? Dame un Godzilla asolando Tokio antes que enviar especia a las colonias, en cualquier momento. Menos mal que el Dr. Garfield sabe lo que queremos y está dispuesto a proporcionarlo.

King of Tokyo apela a sensaciones muy parecidas a las de Quarriors!, pero las maneja de manera distinta. Aplicando el “tira y guarda” tan común en muchos juegos de dados, KoT hace tener en cuenta más opciones, y se puede tirar hacia cosas distintas. ¿Quiero hacer daño a mi oponente o curarme yo? ¿Reúno energía para comprar cartas de poder o voy directamente a por puntos de victoria? ¿Me conviene aguantar en Tokio un turno más o le cedo el paso a otro para que sea él el blanco de los ataques?

Un juego muy divertido que aguanta muy bien de 3 a 6 jugadores y que no se alarga más de la cuenta. Sin duda, mi filler del 2011.

2 – Letters from Whitechapel (Sombras sobre Londres) (Gabriele Mari y Gianluca Santopietro – Nexus, publicado en España por Devir)

Hay veces que ves un juego y piensas: “este va a estar en mi colección hasta que me haga viejo”. Letters from Whitechapel, juego que también compite por el premio a “título más absurdamente traducido de 2011”, despierta esa sensación. Desde el aspecto clásico que tienen el tablero y las piezas de madera, hasta la elegancia de las reglas, pasando por el tema prácticamente atemporal de la investigación en torno a Jack el Destripador, este juego está diseñado para durar más allá de las modas de juegos del año o el último modo de mover cubitos de madera de una parte de un tablero a otra.

La premisa es sencilla: un jugador controla a Jack y el otro a Scotland Yard. En caso de que haya más de 2 jugadores, varios de ellos se reparten a los agentes de policía. A lo largo de cuatro noches distintas, Jack cometerá asesinatos e intentará volver a su guarida sin ser atrapado. Para ello usará una hoja de papel en la que irá anotando los movimientos que haga cada turno, mientras los agentes de policía se mueven por el tablero buscando pistas; cuando un policía busca pistas en una casilla por la que Jack haya pasado en algún momento, éste lo anuncia y se coloca un marcador como recordatorio. Conforme pase el tiempo, la policía irá encontrando más pistas e intentando reconstruir el camino seguido por Jack, hasta acabar atrapándolo o perdiéndole la pista para siempre.

Es un juego de faroleo y deducción increíblemente tenso para los dos bandos, y que se siente de maneras muy distintas según qué papel te toque jugar. Mientras que Jack intenta dispersar y desviar a los policías, éstos tienen que decidir si prefieren cubrir una parte más amplia del mapa dispersándose o intentar bloquear el movimiento de Jack concentrándose en una zona. Un duelo mental asimétrico que no puede faltar en una colección mínimamente decente.

1 – Airlines Europe (Alan R. Moon – AbacusSpiele)

Hace muchos años, antes de que floreciera en España el mercado de los juegos de mesa modernos, cuando un juego de comercio en el Mediterráneo se consideraba innovador, un amigo consiguió de rebote un juego, firmado por un tal Alan R. Moon, con multitud de trenes de plástico y un mapa de EEUU. Ese juego se llamaba (pausa dramática)… Union Pacific. Me enamoré de ese juego y de los conceptos que introducía: la creación de rutas, los bloqueos, y, sobre todo, la puntuación por acciones en los distintos colores-compañías y ese equilibrio entre aumentar el valor de una compañía o pelear por mantener la mayoría de acciones y, por tanto, de puntos. Por avatares de la vida, perdí el contacto con el amigo y, de rebote, con el juego.

Años más tarde, en una kedada lúdica, uno de los asistentes saca un juego que ha comprado hace poco y nos quiere explicar. Veo el nombre de Alan R. Moon, el mapa de EEUU y los trenes de plástico, incluso las cartas con trenes de colores… pero hay algo raro. Desde el primer instante de la partida queda claro que Ticket to Ride, por muy divertido y ágil que sea, no tiene ese segundo nivel de UP.

Por fin, casi por sorpresa, este año me encuentro con Airlines Europe y, a pesar de cambiar el continente y el medio de locomoción, veo que el juego no sólo procede de Union Pacific (y, antes, de otro juego que no conocía: Airlines), sino que se ha pulido y mejorado para hacerlo más fluido y sencillo, pero sin perder un ápice de profundidad. Ni que decir tiene que me hice con él en cuanto me enteré de que existía y que desde entonces y después de muchas partidas no sólo no me canso, sino que cada vez me gusta más. Si lo encontráis, lanzaos a por él y ya me lo agradeceréis.

Y con esto termina mi repaso lúdico al 2011. Por supuesto, este “top” está basado en mis gustos y es personal aunque transferible. Si crees que tengo que ver la luz respecto a algún otro juego de este año, convénceme en los comentarios, que Reyes está al caer y aún estoy a tiempo de escribir la carta. Mientras tanto, nos leemos y, ¡a jugar!

Anuncios

2 Comentarios en Top 10: Juegos de 2011

  1. Vi una videoreseña del Gears of war que me gustó mucho,pero aún no me lo he pillado porque lo quiero encontrar algo rebajado (ebay o segundamano),y no es tan fácil.
    En cuanto al Ira de Ashardalon,está bastante bien,y yo lo combino con el más antiguo D&D La aventura fantástica con grandes resultados.Ahora estoy a punto de acabarme la campaña que trae por defecto.Una reseña de este juego la hice aquí
    http://tpksharkrpg.blogspot.com.es/2013/11/juegos-de-mesa-dungeons-la-ira-de.html

    Añadir dos cosas de esa reseña:1,no hagais mucho caso del entusiasmo inicial que yo tenía sobre cierta imitación de un juego que taaanto ha dado que hablar últimamente;y 2,el Ashardalon es un buen juego,pero quizá lo mejor es usar sus tokens de villanos para crear partidas aleatorias donde lo único que hay que haya que hacer sea avanzar,luchar,y cargarse al malo…más que nada porque la campaña es un pelín sosa y larga a veces.

    Feliz año nuevo!

    Me gusta

  2. Buf, tanto tiempo ha pasado desde esta lista… Gears of War acabó frustrándome y quedé algo cansado de la sensación de estar haciendo continuamente lo mismo y el avance casi nulo que conseguía en él. Del mismo modo, otros muchos juegos que no había probado cuando la publiqué encontraron hueco, y uno de lujo como en el caso de Mage Knight.

    Por eso ahora sólo hago estos “lo mejor del año X” cuando ya ha pasado el siguiente. Para Enero de 2014 publicaré la de 2012 🙂

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: